Buscar
  • Enseñá por Argentina

Celebremos las Buenas Prácticas del 2021


Anualmente, en Enseñá Por Argentina reconocemos las buenas prácticas que llevan adelante las y los PExAs dentro de las aulas y comunidades educativas. Entendemos como "buenas prácticas" a aquellas propuestas llevadas adelante dentro y fuera del aula que tienen por fin potenciar el aprendizaje de nuestros estudiantes y promover la construcción de herramientas que les permitan sostener sus trayectorias educativas de manera exitosa y formular sus proyectos de vida.


En la Jornada de Buenas Prácticas se exponen distintas experiencias llevadas adelante por las y los PExAs con el fin de socializar prácticas para que puedan replicarse en otros espacios y contextos, aprender colectivamente y nutrir nuestras prácticas docentes.


Algunas de las “buenas prácticas” de este año fueron:


*Podcasts

Agostina Lillo contó que dado que sus alumnos y alumnas no conocían qué era una radio, les presentó el podcast como una propuesta de comunicación y expresión distinta a la televisión y la computadora.

Utilizando la app Anchor, la práctica tuvo como objetivo desarrollar la habilidad de oralidad y al mismo tiempo consolidar habilidades de escritura que se trabajaron en los momentos anteriores de la clase.

Para desarrollar el contenido de los podcasts, los estudiantes:

1- Escribieron e identificaron varios colmos con sus respuestas. Luego cada estudiante decidió que colmó iba a presentar y armamos el podcast. 2- A partir de escribir preguntas secretar, chiste y comida preferidas (lo cual salió de sus propios intereses), armaron luego un podcast para leer las respuestas. 3- A partir de escribir "lo que me hace bien y deseos" armaron un podcast para darle más valor a sus escritos y que puedan escuchar sus voces. 4- Trabajaron sobre un poema "La niña olvidadiza" y luego armaron un podcast donde lo leen de corrido.

Los chicos y las chicas “aprendieron a ayudarse, acompañarse y ceder en pos de que el podcast quede correcto de una vez. Aprendieron a usar su voz fuerte y clara, y a decidir y distinguir juntos el título y el tema”, afirmó Agos. Además, “el podcast fue una forma de mostrarles de que lo que hacen sirve para algo y queda en algún lado. Si querían podían escucharse cuando lo deseaban.”


El podcast está disponible en los siguientes enlaces:



*Trabajo colaborativo

El objetivo de la práctica fue desarrollar el trabajo colaborativo como habilidad socioemocional”, explicó Viviana Arce quien buscó promover la participación por iniciativa propia desde la construcción colectiva, generando acciones individuales y en conjunto, siendo colaboradores y solidarios en situaciones de aprendizaje tanto presenciales como virtuales.

La práctica se basó en el aprendizaje colaborativo no sólo como un recurso para enseñar a los estudiantes saberes, sino también como un contenido escolar más que estos/as deben aprender y que, por lo tanto, debemos enseñarles sistemáticamente. Para que ellos/as aprendan a trabajar en equipo es muy importante que formen equipos de trabajo estables durante un tiempo considerable. Enseñar a trabajar en equipo consiste, básicamente, en ayudarlos a dar claridad a los objetivos que se proponen, las metas que tienen que alcanzar, enseñarles a organizarse como equipo para conseguirlas, distribuirse en roles y responsabilidades dentro del mismo. Para ello los integrantes asumieron diferentes roles de trabajo: Coordinador/a (Dirige la actividad y distribuye el tiempo), Secretaria/o (Lectura del material y presentación de plantilla), Buscador/a (Organiza la búsqueda del material para completar la plantilla), Diseñador/a (Creativo/a dibuja la plantilla) y Expositor/a (Habla en nombre del grupo). Por lo tanto, cada integrante del equipo tuvo un rol por cumplir para lograr completar la plantilla de trabajo que fue el producto final del trabajo solicitado.

Los desafíos fueron que la propuesta sea inclusiva y creativa, y que la intervención de los/as estudiantes fuera activa, a partir del planteo de una situación real, cercana y significativa para lo que es su entorno y que implicaba un reto en su resolución”, concluyó Viviana.






*Unión del grupo

La propuesta de este proyecto nació a partir de la construcción de la visión colectiva y contextualizada: “Esperamos este año poder lograr la unión del grupo”.

Noemí Sánchez explicó que para poder llevar a cabo esta unión tan deseada era necesario poder trabajar las habilidades socioemocionales que les permitan comunicarse de manera efectiva con sus pares reconociendo emociones y sentimientos hacia ellos.

La propuesta consistió en enviar reconocimientos escritos, destacando valores y/o actitudes en algún compañero. En ocasiones se compartieron tarjetas personalizadas, se dedicaron canciones y se regalaron dibujos. Los estudiantes decidieron qué reconocimiento y/o mensaje querían transmitir cada semana y tenían toda una semana para construir el reconocimiento. El día viernes lo dejaban en el buzón, y antes de terminar la jornada escolar se repartían los reconocimientos a cada uno.

Esta práctica fue todo un reto para los y las estudiantes, pues resultó difícil poder tomar conciencia de las propias emociones y colocarles un nombre, como así también, poder expresarlas”, afirmó Noemí y agregó: “Creo que han aprendido a mirar lo positivo de sus compañeros, a conocerse y aproximarse más”.






*Participación

Laura Negri pensó esta propuesta a partir de observar que los estudiantes que participaban en la clase eran muy pocos y que aquellos que participaban eran siempre los mismos.

El objetivo de implementar esta dinámica de participación es el enseñar para alcanzar a todos y que todas las voces de los estudiantes estén presentes en mi clase”, explicó.

Cada estudiante tenía cinco tarjetas que lo representaban y las podía decorar a su gusto. En el transcurso de la clase, debían entregar una tarjeta a la profesora cada vez que hacían un aporte. No se trataba de contestar bien, sino de mantenerse activo en la clase, contestar, preguntar, opinar. De esta manera todos participaban.

Aquellos que siempre hablaban tenían un límite, y podían medirse para que los otros participen, y los que no eran tan participativos tenían el desafío de entregar una tarjeta ya que el acuerdo era que todos debían participar y la profesora necesitaba todas las tarjetas”, describió Laura.

Convirtió mis clases en un espacio muy dinámico, ahora ya es un elemento de la misma generando oportunidades no solo para mantenerlos atentos sino también brindando el espacio para escucharse y aprender de forma colaborativa”, concluyó.




*Desarrollo de la oralidad

Gabriela Paiz ideó esta propuesta con el trabajar en el desarrollo de la oralidad alcanzando a todos los estudiantes.

Es decir que con esta práctica se buscó brindarle la posibilidad a todos de que puedan expresar lo que trabajaron, escucharse y poder corregir sobre el escrito”, explicó.

Para finalizar la clase, redondear las ideas principales y comprobar lo que entendieron los estudiantes sobre el concepto trabajado, se les propuso grabar una exposición oral por grupos en la cual cada uno debía contar lo que aprendió, resumiendo las ideas principales. Para ello se les asignó un tiempo para preparar lo que iban a relatar y luego se los grabó uno por uno. Luego, escuchamos las grabaciones y a través de esta escucha, dimos feedback para finalmente lograr una buena producción escrita.

Los aprendizajes que dejó esta práctica fueron el desarrollo de la escucha, la producción de cada estudiante y el debate que se generó”, expresó Gabriela y agregó: “El desafío fue que todos pudieran elaborar un concepto para que sea grabado y luego poder escucharse”.




*Liderazgo estudiantil

A Emilia Santucci le surgió esta idea luego de notar que muchos alumnos en el momento del saludo a la bandera, estaban en silencio, involucrándose muy poco en el proceso, lo cuál era puesto en evidencia en varias oportunidades delante de los demás estudiantes de la escuela. “Por eso un día decidí indagar más sobre por qué pasaban esas cosas, muchos expresaron que no entendían para qué se hacía, no sabían lo que significaban algunas palabras, no le encontraban el sentido, y que la repetían desde primer grado y estaban aburridos”, contó.

Con esta práctica, Emilia buscó que se adueñaran de algo que les pertenecía, que fueran ellos y ellas las que liderarán el saludo en la mañana, que pudieran expresar con un lenguaje simple lo que sentían en este momento y en su paso por la primaria. De esta forma poder trabajar el liderazgo estudiantil.

La práctica empezó con una lluvia de ideas de lo que significaba para ellos la bandera, en qué momentos la usaban como veían que podían de una forma simbólica saludar a todos los argentinos. Luego se armaron nubes de palabras con palabras claves de la oración, se explicó desde cuándo y porqué se hace esta práctica, observaron videos de las diferentes banderas que tuvimos en Argentina. A partir de eso se comenzó con el armado de la oración, buscando palabras llenas de significado.

Trabajamos producción colectiva, trabajo colaborativo, investigación, expresión oral, liderazgo, empatía, historia argentina”, explicó Emilia y concluyó: “Si bien se trató de un gran desafío, la propuesta les pareció interesante y la totalidad de los alumnos y alumnas pudieron participar en forma muy activa, sorprendiéndose de las cosas que hacían en forma rutinaria y no sabían el por qué”.





*El universo textual

La propuesta fue ideada en base a la Escuela Abierta 2021 de mi institución. Ya que nos permitía involucrar diversos temas abordados, mis estudiantes a principio del ciclo lectivo presentaban la carencia de una estructura mental sobre el universo textual”, expresó Daniel Scaccia, quien a lo largo del año trabajó muy duro para que los alumnos y alumnas sepan qué es un texto, sus características, sus tipos y clases (relacionado esto con la visión contextualizada y colectiva).

El objetivo de la práctica fue que produzcan, mediante el desarrollo del trabajo colaborativo grupal, una exposición coherente y que respete las consignas. A su vez, también se apuntó a que desarrollen su autoconcepto académico a partir del análisis de su proceso de aprendizaje.

El docente propuso lograr la realización de una gran exposición, producto del trabajo colaborativo, qué sería presentada en la escuela abierta de la institución. La idea era estimular el trabajo en equipo y su sentido de pertenencia a su curso, ya que el evento pretendía que cada año expusiera un trabajo realizado colaborativamente.

Al finalizar el proyecto, participaron de la Escuela Abierta 2021 y realizaron su exposición ante los años siguientes.

Los aprendizajes fueron muchos, si lo vemos desde los temas podemos decir que aprendieron sobre el texto expositivo, los pueblos originarios y la conquista de América. Pero lo más rico radica en el desarrollo de las habilidades académicas: Escritura, oralidad, comprensión lectora. Y en profundidad las habilidades socioemocionales: Autoconcepto académico, organización y planificación, Trabajo Colaborativo”, concluyó Daniel.






*Películas de Cs. Ficción

Mica F. ideó esta propuesta basándose en los intereses de los chicos y chicas por las películas de ciencia ficción. También se apoyó en un proyecto anterior en el que habían trabajado contenidos priorizados, tales como el sistema solar y los derechos humanos.

El foco del proyecto estuvo sobre todo puesto en la construcción de una visión contextualizada y colectiva”, dijo Mica y contó que durante el proyecto los y las estudiantes construyeron una cápsula del tiempo para dejar asentado su recorrido personal y por sobre todo por el paso en la primaria, para abrirla cuando terminen dentro de 5 años. Los y las estudiantes aprendieron en el proceso a visualizar su proyecto personal de futuro, a pensar estrategias para llevar a cabo colectivamente para que el futuro deseado se convierta en efectivo, además realizaron líneas de tiempo, gráficos de barra, debates grupales, entre otras actividades.

El desafío máximo fue lograr la motivación en l@s estudiantes para que demuestren de manera casi autónoma que comprenden, analizan, identifican, diferencian y producen textos expositivos a partir del desarrollo del trabajo colaborativo y su autoconcepto académico”, reflexionó.




¡Esperamos que estas buenas prácticas los inspiren para el ciclo lectivo 2022!


70 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo