Buscar
  • Enseñá por Argentina

Un nuevo comienzo

Este 2022 nos encuentra con la gratitud de retornar a los abrazos, las caricias en las cabezas, los gritos y las risas en los recreos y con un año de mucho trabajo, con nuevas expectativas y objetivos por cumplir.


Las aulas se llenan de singularidades para convertirse en pluralidades donde las ideas, los aprendizajes de años anteriores y en especial los de la pandemia, sean compartidos con pares y docentes.


Uno de los grandes objetivos de la educación es promover la autonomía de cada niño/a y por lo tanto hacerlos partícipes de ese proceso tan rico como es aprender y también enseñar. Apostamos a una mirada centrada en el alumno como partícipe, como protagonista de su propio aprendizaje, por lo que debemos hacer que nuestros niños puedan conocerse a sí mismos, con sus fortalezas y debilidades, pudiendo conocer y autorregular sus emociones y comprender las de sus pares. La educación emocional debe ser una de las herramientas básicas para la adquisición significativa de los conocimientos y para compartir una convivencia sana. No hay educación sin emoción.


Trabajar desde las habilidades cognitivas y socioemocionales ( oralidad, escritura, comprensión lectora, pensamiento crítico, autoconcepto académico, autorregulación, trabajo colaborativo) permite entender que los contenidos se relacionan entre sí y deja a un lado la mirada de los contenidos estructurados por materia o área.


Las nuevas infancias nos interpelan ya que están rodeados de una cultura de nuevos conocimientos, por lo que integrar las tecnologías de la información y comunicación es un objetivo que transitamos hace un tiempo atrás y que debemos continuarlo. Combinar los métodos tradicionales y los nuevos como por ejemplo que los chicos/as sepan escribir textos en papel es importante, pero también, que lo realicen frente a un teclado; leer un libro físico es sumamente significativo, pero también es bueno que lo hagan a través de una pantalla. Tenemos niños que nacen y crecen con las tecnologías, pero suelen ser “analfabetos virtuales”. Debemos continuar con el trabajo de una educación sexual integral porque de esa manera estamos garantizando los derechos de nuestros niños/as, les brindaremos la posibilidad que se sientan libres, empáticos y críticos con la realidad que viven a diario.

Es un año con prioridades, objetivos por renovar y con la seguridad que la educación es la oportunidad que ningún ser debe perderse.


Miriam Cabrera, Alumni 2020 Región Neuquén. Docente de nivel primario



62 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo